IMPORTANCIA DE LA FISIOTERAPIA EN EL TRATAMIENTO DE LAS AFECCIONES RESPIRATORIAS


La fisioterapia respiratoria es un conjunto de técnicas que mejoran la función pulmonar y ayudan a respirar mejor. Estas técnicas ayudan a tratar afecciones como la fibrosis quística o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), entre otras. También mantiene los pulmones despejados para prevenir la neumonía después de una cirugía o durante los períodos de inmovilidad, es fundamental que dichos problemas sean abordados por profesionales expertos con postgrados como máster fisioterapia respiratoria

 

Este tipo de fisioterapia expande los pulmones, fortalece los músculos respiratorios y mejora el drenaje de las secreciones pulmonares espesas. Un fisioterapeuta capacitado puede ayudar a mejorar la función pulmonar mediante una serie de técnicas. Dependiendo de la enfermedad, algunas de estas pueden incluir: percusión, vibraciones, ejercicios de respiración, aprender a expandir las secciones menos activas de los pulmones, respiración nasal, respiración diafragmática y ejercicios de respiración relajada.

 

TIPOS DE FISIOTERAPIA RESPIRATORIA

 

Técnicas de respiración.

 

Implica un programa de ejercicios, educación y apoyo para enseñar al paciente una técnica respiratoria adecuada, ayudando a la función pulmonar. Su objetivo es disminuir los síntomas y aumentar la participación en actividades físicas y sociales, mejorando así la calidad de vida. Las técnicas de respiración son especialmente útiles para quienes tienen problemas para llenar de aire los pulmones. Esto puede ayudar a aumentar el transporte de oxígeno dentro de los pulmones y también a limpiar la mucosidad acumulada en las vías respiratorias.

 

Despeje de las vías respiratorias.

 

Los cilios, que recubren las vías respiratorias, ayudan a mantener el sistema respiratorio limpio y libre de infecciones. Cuando no funcionan correctamente, pueden provocar una acumulación de mucosidad, infecciones y posibles daños en las vías respiratorias. Las técnicas de desobstrucción de estas vías ayudan a trasladar la mucosidad desde las vías respiratorias pequeñas a las vías respiratorias más grandes, donde se puede expulsar al toser.

Posicionamiento selectivo.

 

Esta técnica ayuda a mejorar el inflado de zonas específicas de los pulmones. También ayuda a drenar la mucosidad en determinadas zonas de los pulmones.

 

Otros ejercicios.

 

La expansión de los pulmones puede mejorarse con ejercicios suaves. Entre ellos se encuentran la respiración con los labios fruncidos, la respiración nasal, la expansión del diafragma y las costillas, el uso de dispositivos como el "flutter", la respiración relajada, el posicionamiento y el aprendizaje de la respiración en zonas específicas de los pulmones.

 

Otros procedimientos que pueden realizarse.

 

Los profesionales de la salud suelen recomendar uno o varios tratamientos más para controlar las enfermedades respiratorias y los problemas de respiración. Estos varían en función de la enfermedad específica, la gravedad de la misma, el historial médico, la edad y otros factores.

 

Los tratamientos y procedimientos del TP de tórax pueden incluir:

 

  • Medicamentos expectorantes para ayudar a desprender las secreciones pulmonares y facilitar su expulsión.
  • Tratamientos con nebulizadores para facilitar la humectación de las secreciones y abrir las vías respiratorias.
  • Succión para eliminar las secreciones que no se pueden expulsar al toser.
  • Cómo puede ayudar la fisioterapia respiratoria
  • Las afecciones que pueden beneficiarse de la fisioterapia respiratoria son:
  • Atelectasia, en la que parte o todo el tejido pulmonar se colapsa.
  • Bronquiectasia, en la que las vías respiratorias grandes de los pulmones están dañadas y ensanchadas.
  • EPOC, que incluye enfisema y bronquitis crónica.
  • Fibrosis quística, que es un trastorno genético que provoca la acumulación de mucosidad espesa y pegajosa en los pulmones y otros órganos
  • Inmovilidad, en la que se tiene un bajo nivel de actividad por estar postrado en una cama o en una silla de ruedas. La fisioterapia torácica puede ayudar a prevenir la neumonía y otros problemas respiratorios debidos a la inmovilidad prolongada.
  • Infecciones pulmonares, que incluyen neumonía, bronquitis aguda y absceso pulmonar
  • Enfermedades neuromusculares, como la parálisis cerebral, la distrofia muscular, la esclerosis múltiple y el síndrome de Guillain-Barré.
  • Cirugía, que incluye la extirpación del pulmón y otras cirugías que dificultan la respiración profunda. Algunos tipos de fisioterapia torácica pueden ayudar a prevenir la neumonía y otros problemas respiratorios después de la cirugía
  • La fisioterapia torácica puede ayudar a las afecciones respiratorias agudas y crónicas de muchas maneras. A menudo se utiliza como complemento del tratamiento médico si es necesario.

 

También puede ayudar a: reducir la frecuencia y el esfuerzo respiratorio, eliminar el exceso de secreciones, y el esputo de los pulmones, ayudar a ampliar el volumen pulmonar, aumentar la oxigenación del flujo sanguíneo, reducir las sibilancias y la falta de aire, mejorar la aptitud pulmonar y, por tanto, la resistencia al ejercicio.

 

La fisioterapia incorpora una serie de técnicas y estrategias cuyo objetivo es mejorar la ventilación, aumentar la función pulmonar, reducir la carga de trabajo de la respiración y aliviar las dificultades respiratorias. También puede desempeñar un papel importante en la gestión y el tratamiento de las enfermedades respiratorias agudas y crónicas, mejorando la calidad de vida.