LA RELACIÓN ENTRE DOLOR Y GRASA CORPORAL


Elaborado por: Lic. En Fisioterapia Diego Fernández Jordán

El dolor es una manifestación común de distintas condiciones del sistema músculo-esquelético, siendo este una causa muy importante de incapacidad a nivel mundial. Usualmente este tipo de síntoma lleva a una disminución de la actividad física y a un aumento del peso corporal.

Existe una asociación entre dolor de articulaciones y el aumento de peso. La evidencia disponible es conflictiva en cuanto a dicha relación, sin embargo, esta indica que la masa magra (músculos) tiene una relación protectora y la masa grasa una relación agravante del dolor. Además, también hay mayor prevalencia de dolor generalizado en personas con mayor tejido adiposo (grasa corporal) en comparación con las personas con niveles menores de tejido adiposo. Este último es reconocido cómo un órgano endocrino (libera hormonas y otras sustancias que regulan procesos en el cuerpo).

La vía propuesta por la cual el tejido adiposo contribuye al aumento del dolor tiene que ver con la liberación de unas sustancias llamadas citoquinas, en específico adipoquinas, las cuales contribuyen a un aumento de procesos pro-inflamatorios y otros asociados al retraso de la generación de cartílago articular, provocando cambios en las articulaciones, tendones y también en la percepción de distintos estímulos en el sistema nervioso central.

Una solución propuesta para combatir el ciclo vicioso de disminución de actividad física, aumento de peso corporal y aparición de dolor es un programa de rehabilitación guiado por un fisioterapeuta con las siguientes características:

  • Centrado en la persona (contexto, preferencias, etcétera).
  • Incluir educación para que comprendan lo que están experimentando.
  • Orientar el programa más a la activación física
  • Uso de terapia manual u otras intervenciones sólo cómo coadyuvante 

El tipo de programa de activación física más efectivo de acuerdo a la literatura para la reducción de grasa corporal es aquel que combina el ejercicio aeróbico y el de resistencia. El primero, se refiere a aquel que aumenta nuestra capacidad para realizar una actividad por un periodo de tiempo determinando. Y el segundo se refiere al que aumenta nuestra fuerza. 

Puntos clave:

  • Hay una relación agravante del dolor a mayor contenido de tejido adiposo.
  • El tejido adiposo excesivo aumenta la inflamación y tiene otros efectos nocivos en distintas estructuras del cuerpo.
  • Un programa de rehabilitación puede disminuir el dolor al reducir la grasa corporal.
  • Combinar ejercicios de resistencia y aeróbicos es más efectivo para reducir el contenido de tejido adiposo.

 

 

Referencias bibliográficas

 

  • Walsh, T.P., Arnold, J.B., Evans, A.M. et al. The association between body fat and musculoskeletal pain: a systematic review and meta-analysis. BMC Musculoskelet Disord 19, 233 (2018). https://doi.org/10.1186/s12891-018-2137-0
  • Lin I, Wiles L, Waller R, Goucke R, Nagree Y, Gibberd M, Straker L, Maher CG, O'Sullivan PPB. What does best practice care for musculoskeletal pain look like? Eleven consistent recommendations from high-quality clinical practice guidelines: systematic review. Br J Sports Med. 2020 Jan;54(2):79-86. doi: 10.1136/bjsports-2018-099878. Epub 2019 Mar 2. PMID: 30826805.
  • Yarizadeh H, Eftekhar R, Anjom-Shoae J, Speakman JR, Djafarian K. The Effect of Aerobic and Resistance Training and Combined Exercise Modalities on Subcutaneous Abdominal Fat: A Systematic Review and Meta-analysis of Randomized Clinical Trials. Adv Nutr. 2020 Aug 17:nmaa090. doi: 10.1093/advances/nmaa090. Epub ahead of print. PMID: 32804997.